Alimenta tu imaginación. Enciende tus ideas. Cuéntanos tu historia. Comparte millones de imágenes gratuitas.

Nuestra función Insertar te ofrece una forma sencilla de compartir imágenes en redes sociales, blogs y sitios web. Ofrecemos millones de imágenes para uso no comercial (totalmente gratis) y al mismo tiempo protegemos la capacidad de los creadores de contenido para ganar dinero mediante licencias comerciales. El uso de la función Insertar te permite utilizar nuestras imágenes para conectarte y relacionarte con tu público, creando así infinitas oportunidades para una narración visual más rica.

Conoce más acerca de compartir imágenes y cómo usar nuestra función Insertar.

 

 

Desde encontrar imágenes gratuitas hasta licenciar fotos, te mostraremos cómo encontrar imágenes que puedes utilizar legalmente.

1. Olvídate de la estrategia “copiar y pegar”.

Solo porque una imagen está en Internet no significa que la puedes usar. La opción de búsqueda de imágenes de Google no es una forma fiable de encontrar obras que puedas utilizar. La mayoría del contenido que aparece en estos grandes motores de búsqueda no tiene licencia, y se presenta en su totalidad, sin el permiso de los creadores del contenido, lo que a nuestro parecer excede los límites del uso razonable. En la mayoría de los casos, el uso de las imágenes tomadas de Internet requiere de permiso y licencias adecuadas.

Además, las nuevas tecnologías ahora permiten a los propietarios de derechos de autor identificar imágenes sin licencia y tomar las acciones correspondientes para proteger sus derechos. Las imágenes tienen “huellas digitales”, de modo que pueden ser rastreadas y encontradas en uso, incluso si se han modificado, recreado o utilizado parcialmente. La imagen es entonces marcada por el propietario de los derechos de autor para comprobar si la licencia es correcta o existe un permiso.

Cualquier imagen que “copias y guardas” pertenece a alguien, ya sea al fotógrafo que la tomó, al artista que la creó o a un tercero que posee los derechos de autor. La legislación en materia de derechos de autor otorga al propietario el derecho a controlar el uso de su imagen. Si bien muchos propietarios de derechos de autor desean que su imagen sea utilizada y vista, por lo general hay restricciones sobre cómo, cuándo o dónde la imagen puede ser utilizada. A menos que un creador ceda expresamente sus derechos sobre una obra, esos derechos están reservados. Si utilizas una obra con derechos de autor sin permiso y no califica como uso razonable, habrás infringido los derechos de autor de alguien.

Bajo la Ley de Derechos de Autor, la protección de los derechos de autor comienza en el momento en que se crea una foto o una imagen. No se necesita un aviso, lo que significa que si encuentras una imagen en Internet sin un aviso de derechos de autor, no significa que sea de dominio público (obra que no está protegida por derechos de autor). Debido a la complejidad de las imágenes con derechos de autor, es recomendable realizar una investigación para determinar el estado de los derechos de autor de cualquier obra que desees utilizar.

 2. Encuentra la fuente de la imagen con PicScout.

Con una simple búsqueda, PicScout te permitirá encontrar y licenciar fácilmente imágenes disponibles para uso comercial. Con más de 140 millones de imágenes disponibles, puedes localizar a los propietarios de las imágenes no identificadas en cualquier lugar de la web. Esto te puede ahorrar tiempo al momento de comprar contenidos digitales.

Las herramientas de PicScout te ayudan a encontrar los tipos de licencia, precios y detalles de la imagen directamente en su plataforma o del proveedor del contenido. Puedes hacer una búsqueda por propietario de la imagen simplemente usando la función “Arrastrar y soltar” o la función “Cargar” en la herramienta de búsqueda de PicScout.

También puedes descargar la aplicación gratuita para móvil de PicScout, en la tienda iTunes.

 3. Explora las fuentes de las imágenes.

¿Necesitas ayuda para encontrar imágenes que se puedan utilizar legalmente? Aquí tienes algunas de definiciones y consejos útiles que te servirán de guía a través del proceso.

Las imágenes libres de derechos están disponibles para uso comercial casi ilimitado una vez que se paga la tarifa inicial de la licencia. Esto significa que puedes utilizar la imagen en prácticamente cualquier aplicación, en tantos proyectos como desees, siempre y cuando cumplas con los términos del acuerdo de licencia. Tras el pago de la tarifa de la licencia, no hay pagos de derechos adicionales, pero la licencia original es necesaria para protegerte a ti y a tus clientes y, por supuesto, es lo correcto para el fotógrafo.

Las imágenes con derechos gestionados son imágenes con licencia para usos específicos y tienen restricciones de uso, con limitaciones en la duración del uso, la región geográfica, la industria, etc., según lo establecido en el contrato de licencia.

Las imágenes Editoriales son también imágenes con derechos gestionados y con licencia de uso restringida, por ejemplo: limitaciones en el tamaño, la colocación, la duración del uso y la distribución geográfica. Todas las imágenes deben ser utilizadas de forma “editorial”, lo que significa que deben estar relacionadas con eventos de interés general o público.

 

 

4. Comprueba que las imágenes gratuitas sean realmente gratuitas.

¿Buscas imágenes gratuitas? Aquí te damos algunos consejos para que cumplas con la ley de derechos de autor.

La verdad es que, no importa dónde se publiquen las imágenes, lo más probable es que estén sujetas a las leyes de derechos de autor. Hay una diferencia entre una imagen que está online y una imagen que está en el “dominio público” (obra que no está protegida por los derechos de autor). Si bien las imágenes gratuitas están ampliamente disponibles, por lo general no incluyen ningún tipo de protección legal. Esto significa que serás responsable si surge una reclamación, ya que la mayoría de los proveedores de imágenes gratuitas no incluyen autorizaciones de propiedad o del modelo ni se aplican procesos de inspección.

Las imágenes gratuitas normalmente son de baja resolución, por lo que existe una concesión que se mide en términos de la calidad. Cuando “haces clic en el botón derecho y guardas” una imagen gratuita, normalmente el archivo es de baja resolución y se verá pixelado si intentas ampliarlo o imprimirlo. Además, las imágenes gratuitas pueden ser usadas en exceso hasta el punto que su impacto pierda valor debido al uso excesivo en el mercado. Licenciar una imagen a través de una biblioteca de fotos puede costar un poco, pero hacerlo te permite elegir la mejor resolución para tu proyecto y usar la imagen con confianza.

Una fuente fiable de imágenes gratuitas es Freeimages. Este sitio de Getty Images, que complementa a iStock by Getty Images, es un lugar donde los fotógrafos comparten imágenes con otros sin ningún costo. Los términos de las licencias en Freeimages son claros, y puedes ver fácilmente si tienen autorización de propiedad o del modelo, en caso que desees utilizar una de estas imágenes comercialmente.

Otra posible fuente de imágenes gratuitas es Creative Commons, una organización sin ánimo de lucro dedicada a facilitar que las personas compartan y utilicen legalmente las obras de otros. Las licencias de Creative Commons (CC) permiten que los creadores de contenido determinen los derechos que se reservan y los derechos a los que renuncian en beneficio de otros. Las restricciones incluyen si una imagen se puede utilizar para fines personales o comerciales y si el fotógrafo requiere atribución o crédito. La licencia de CC por lo general no es para uso comercial o de negocios, y no incluye protección legal. En consecuencia, si surge una disputa acerca de un individuo, un edificio, una marca comercial o una obra artística incluida en esa imagen, el cliente puede ser responsable por esa reclamación. Para conocer más, visita Creative Commons.

 Otros recursos de imágenes