Licenciar una imagen no tiene que ser un problema legal. Esta simple lista de verificación te puede ayudar a seleccionar las imágenes correctas y los términos de la licencia para cualquier uso.

 

 

¿Tienes una idea clara sobre cómo se utilizará la imagen?

Ya sea para una campaña de vallas publicitarias, un folleto, un sitio web o una aplicación móvil, conocer el uso final te ayudará a obtener la imagen y la licencia correctas para tu proyecto.

¿Sabes cuál es la duración de la licencia que necesitas?

¿Durante cuánto tiempo deseas utilizar la imagen? Para imágenes con derechos gestionados, los precios varían según el período de duración, ya sea una semana o varios años. Asegúrate de que la fecha de vencimiento de la licencia cubra la duración de la campaña o proyecto.

¿Has confirmado el volumen de la tirada de impresión?

¿Cuántas veces deseas imprimir o utilizar la imagen? Si estás considerando una imagen con derechos gestionados pero no estás seguro del uso final, verifica si se puede ampliar la licencia o los derechos de uso en caso de que tus necesidades cambien con el tiempo.

¿Has tenido en cuenta si la imagen tiene derechos gestionados o si es libre de derechos?

Normalmente las licencias libres de derechos no vencen y se pueden utilizar de muchas formas, mientras que las licencias con derechos gestionados tienen limitaciones de tiempo y uso.

¿Aparecen en la imagen personas, marcas comerciales, monumentos u obras artísticas?

Para evitar conflictos legales cuando compres la licencia de una imagen para uso comercial, es importante que confirmes si el proveedor posee la autorización adecuada de propiedad o del modelo.

¿El proveedor de la imagen ofrece protección legal gratuita e indefinida?

Saber quién tiene la responsabilidad y asumirá los costes en caso de que se presente una reclamación es clave para determinar lo que cubre la protección legal. Averigua si automáticamente estás cubierto, y si existe un límite para los gastos legales.

¿Sabes dónde pedir consejo si no estás seguro?

Para obtener los consejos más específicos, consulta a tu asesor legal. Haz preguntas concretas que no estén en esta guía.