“La sensación de peligro fue muy real…”

El fotógrafo de Getty Images Chris Trotman ha cubierto cientos de carreras de la NASCAR, pero nunca había sido testigo de una escena como esta.

“La fotografía de deportes consiste en estar con tu cámara preparada en el lugar adecuado y en el momento preciso para que cuando suceda lo imprevisto puedas capturarlo”.

El día que sacó esta foto, la cual ocupa un lugar privilegiado en el libro de Getty Images de 2015 Year In Focus, Trotman había estado cubriendo las paradas de cambio de neumáticos de los líderes de la carrera de las Sprint Cup Series de la NASCAR en el circuito de Pocono. Cuando escuchó que el coche del campeón de la NASCAR de 2012 Brad Keselowski estaba entrando en boxes, Trotman buscó una buena posición para capturar la parada.

“El coche de Brad entró en boxes con los frenos bloqueados y a gran velocidad, llevándose por delante a los mecánicos”, cuenta Trotman. “El mecánico de la izquierda tuvo que saltar por los aires para evitar el golpe en sus piernas; y lo hizo con una extrema elegancia, aterrizando finalmente en el capó. La rueda que llevaba en sus manos rebotó contra el frontal del coche y acabó a 70 metros del accidente”.

La caída del hombre que lleva el gato hidráulico no fue tan estética.

“Fue literalmente barrido por la embestida y voló junto a su gato por el aire”, señala Trotman. “Afortunadamente, la pesada herramienta de metal no impactó contra su cabeza”.

Tras el choque, Keselowski controló la situación y sus mecánicos, una vez en pie, pudieron hacer los ajustes que necesitaba el coche. Con las ruedas nuevas, salió de boxes a toda velocidad, se disculpó por radio con su equipo por el incidente y acabó segundo en la carrera por detrás de Matt Kenseth.

“Por suerte todo salió bien”, dice Trotman. “Los mecánicos de la NASCAR, en general, suelen ser ex deportistas y además de estar en muy buena forma tienen unos excelentes reflejos.

“La sensación de peligro fue muy real y la gente que vio el accidente llegó a pensar en lo peor”, señala Trotman. “Pero esa sensación de miedo se convirtió rápidamente en alivio y, acto seguido, en entusiasmo, ya que no todos los días se es testigo de algo realmente increíble. Este tipo de cosas solo pasan cuando estás en el lugar correcto, en el momento justo”.

Trotman sabía que había capturado con su cámara una serie de imágenes únicas. Sin embargo, siguió trabajando. “Después de 20 años de experiencia como fotógrafo de deportes sé que después de algo bueno puede venir otra cosa aún mejor”.  Así que dejó su tarjeta con las fotos a los editores de Getty Images y volvió al borde del asfalto en busca de nuevas imágenes.

“Siempre tienes que estar listo”, dice. “Las mejores cosas son las inesperadas y, generalmente, suceden en un abrir y cerrar de ojos”.

 

No te pierdas las mejores fotografías de deportes de 2015. Explora nuestro libro Year In Focus, disponible en iBooks.