La tecnología está modificando nuestra manera de actuar y de pensar, ofreciéndonos nuevas posibilidades hasta ahora desconocidas. Los parámetros que diferencian a los hombres de las máquinas están comenzando a ser cada vez más borrosos y en el horizonte se perfila un escenario biotecnológico.

La tecnología, entre otras cosas, está cambiando nuestra forma de compartir experiencias, así como la manera de crear arte y de relacionarnos con nuestro entorno físico. El fenómeno tecnológico desafía la propia idea de lo que significa ser humano, ya que a través de diferentes dispositivos, aplicaciones, programas y productos, podemos optimizar nuestro cuerpo; sacarle más partido a nuestra mente, aumentando nuestra memoria y creatividad; y vivir las 24 horas conectados entre nosotros, sin importar las distancias que nos separen.

En los próximos cinco años, más del 75% de la población mundial tendrá un smartphone. Y también, por esas fechas, Internet 5G estará totalmente disponible al público. Ya estamos viendo como, de manera transversal, diferentes generaciones y grupos socio económicos muy distantes entre sí tienen acceso ilimitado a la información y a la conectividad, y que con este aumento de la población online se están creando constantemente nuevos lenguajes digitales. También somos testigos de los asombrosos avances en el campo de la robótica, donde vemos como la inteligencia artificial, los wearables y el Internet de las cosas pueden mejorar nuestras vidas, tanto como individuos como colectivo.

GettyImages-580741603

Gran parte de este cambio movido por los avances tecnológicos está enfocado a mejorar y cuidar nuestro cuerpo. Ahora, con más precisión que nunca, tenemos la capacidad de monitorizar nuestra actividad física con aplicaciones que de manera proactiva nos ayudan a mejorar nuestro bienestar. Apps de salud como Apple HealthKit, Nike+ Training Club y Strava, así como los wearables Apple Watch y Fitbit, nos permiten ver los datos de nuestro rendimiento a través de estimulantes y coloridas estadísticas e infografías que pueden ser seguidas desde un smartphone o un ordenador, permitiéndonos ilustrar de manera atractiva los datos númericos, las funcionalidades y las metas a conseguir.

Al mismo tiempo, y a medida que la tecnología transforma los servicios de salud, también disminuye la ansiedad provocada por el auto diagnóstico. Tener una cita médica cara a cara con un profesional por un canal digital es, desde luego, mucho más eficaz y tranquilizador que buscar uno mismo en la web los síntomas de una enfermedad, ya que el auto diagnóstico, que en la mayoría de los casos además resulta erróneo, genera un estrés gratuito. La industria biotecnológica está aumentando nuestra longevidad. Ya estamos viendo como gracias a la implantación en nuestro cuerpo de dispositivos mecánicos o materiales orgánicos se puede alargar y mejorar nuestra calidad de vida. De alguna manera esto es los mismo, o muy parecido, a lo que hacemos al actualizar el hardware de nuestros ordenadores portátiles e iPhones.

GettyImages-56797212 (1)

La tecnología también está llevando más lejos nuestros sentidos. Gracias a ella podemos ver más allá, tocar objetos que solo existen en el plano virtual y viajar a lugares reales o imaginarios sin tener que salir de casa. Para explorar los paisajes remotos de la tierra o incluso dar un paseo por el cosmos no hace falta nada más que ponerse unas gafas especiales. Con el lanzamiento del dispositivo de realidad virtual Oculus Rift a un precio asequible y con las aún más económicas Google Cardboard, conseguir una experiencia totalmente envolvente se va a convertir en una realidad (virtual) cotidiana para todos nosotros.

Desde su invención, gran parte del atractivo de la fotografía ha radicado en ese poder testimonial que nos ha permitido conocer personas, lugares y acontecimientos que, de otra manera, nunca hubiéramos podido ver. Ahora con las imágenes de ultra-alta resolución, las tecnologías 3D y la realidad virtual la experiencia visual da un nuevo paso de gigante hacia adelante. En este sentido, Getty Images ha lanzado recientemente sus imágenes 360˚ para la plataforma Oculus, ofreciendo la oportunidad al público de descubrir lugares maravillosos y de ser testigo de importantes acontecimientos mundiales de una manera interactiva y totalmente inmersiva. El tiempo de mirar a las imágenes está dando lugar a un nuevo fenómeno, el de ser parte de ellas; vivirlas como si estuviéramos allí.

GettyImages-86481433 (1)

Entonces, si la tecnología es ya una extensión de uno mismo, ¿cómo afecta esto a la definición que hacemos del ser humano?, ¿somos ya una especie biotecnológica? Está claro que en un mundo en el que los bebés aprenden antes a pasar las fotos en un teléfono que a caminar, y donde la frontera entre la piel y la máquina cada vez es más borrosa, la definición sobre lo que nos convierte en seres humanos seguirá evolucionando. Como nosotros mismos. ¿En el futuro construiremos cyborgs del tipo Terminator o seremos nosotros mismos los que nos convirtamos en seres biónicos con poderosas capacidades mentales y físicas? Este tipo de preguntas son, precisamente, las que plantean nuestras imágenes que, a través de nuevas fórmulas, buscan expresar los mensajes de los nuevos tiempos.

 

Descubre más imágenes fascinantes inspiradas en la tendencia Más allá de lo humano en Getty Images e iStock by Getty Images