“Solo a través de la fotografía se pueden capturar detalles únicos”.

Un pestañeo, eso es lo que necesitó el fotógrafo Tim Flach para convertir un tópica imagen de un búho en algo nuevo y diferente.

Flatch quería que su retrato se alejará de esa típica y revisitada representación de la rapaz nocturna con los ojos muy abiertos. Y lo consiguió con un pequeño detalle: capturando al ave con los párpados cerrados.

“No quería hacer uno de esos retratos predecibles en los que aparece un búho con los ojos abiertos como platos y mirando profundamente a la cámara”, señala. “Y estoy seguro de que tenía unos ojos penetrantes y bonitos, pero en ese momento me pareció mucho más interesante captar su pestañeo”.

La del búho es tan solo una más de las intrigantes criaturas que Flach ha reunido en su trabajo “More Than Human”, en donde explora diferentes maneras de representar a los animales según las características humanas que les otorgamos.

“Siempre me ha interesado la manera en la que damos forma a la personalidad de los animales. Me intriga mucho el proceso de antropomomorfismo que hacemos con ellos y las historias que creamos a partir de esos rasgos”, dice. “El búho, por ejemplo, que se ha convertido en todo un símbolo de sabiduría y curiosidad, no es particularmente un animal demasiado inteligente. Y eso es muy interesante, porque demuestra que a veces creamos metáforas muy desencaminadas.

Flach, un experimentado fotógrafo de Getty Images cuyas fotos se pueden encontrar en la colección Prestige, ha aprendido a mantener la mente bien abierta a la hora de mirar por el visor, ya que el trabajo con animales puede ser impredecible. La clave, apunta, es estar alerta para los momentos y movimientos inesperados.

“En el caso del búho, el escorzo que dibuja con la cabeza le da una fuerza muy especial a la imagen. Y luego está la belleza de sus ojos entrecerrados; yo ni siquiera sabía que estos animales tenían párpados, me di cuenta después de realizar la foto”, señala. “Y eso es lo maravilloso de la fotografía, porque te permite examinar al detalle un momento aislado que sería imposible de observar si se hiciera en tiempo real”.

El objetivo de los retratos de Flach es personificar a los animales para transmitir a los espectadores imágenes que sean fácilmente asimilables a nuestras características humanas. En esta, en concreto, los ojos entrecerrados y esas largas pestañas le dan al búho un gesto muy humano a caballo entre la indiferencia y la reprobación, Sin duda su efecto es chocante y cautivador.

“No encuentro grandes diferencias a la hora de plantear una sesión con animales y con humanos”, explica Flach. “Abordo el retrato de un animal de la misma manera que lo haría ante un retrato humano, eso me permite conectar emocionalmente con el sujeto a fotografiar y esa empatía me ayuda a encontrar nuevos enfoques. Y con el búho esa conexión humana la encontré a través del gesto de su cabeza y del pestañeo de sus ojos. Al final esos detalles son los que hacen que una foto sea diferente”.

 

¿Quieres ver más retratos de animales de Tim Flach en gettyimages.es? Descúbrelos ahora.