“…Esto es como si alguien te dijera: “aquí tienes todas las imágenes y vídeos del mundo. Venga, haz una pieza chula con ellos”.

Entre los millones de vídeos de 60 segundos que se han subido en los últimos días a la Red, hay uno que ha destacado especialmente por el reto que suponía su montaje. El vídeo era el nuestro y el desafío que planteaba era inmenso: ¿cómo contar en apenas un minuto la historia de una empresa que ofrece millones de imágenes, fijas y en movimiento, de todas las geografías posibles y desde el origen de la fotografía hasta ahora?

Además había que hacerlo bonito.

El prestigioso editor Crandall Miller y su equipo de Whitehouse Post, junto con The Motive, agencia creativa de Getty Images, fueron los encargados de asumir el reto y construir con imágenes nuestro mensaje bajo el inequívoco título de “In Search of Great” (En busca de lo grande). Esta pieza es el último trabajo de Getty Images en comunicación de marca y, junto a otras, se presentó este junio en el Festival Internacional de Creatividad Cannes Lions.

“Adentrarse en el catálogo completo de Getty Images es como entrar en la cueva del tesoro visual; hay imágenes y vídeos increíbles por todos lados”, señala Miller. “El problema es que cuando te encuentras con todos estos recursos ilimitados a tu disposición y con plena libertad creativa para hacer lo que quieras, te enfrentas también a un enorme desafio; es como si alguien te dijera, “aquí tienes todas las imágenes y vídeos del mundo; venga, haz una pieza chula con ellos”.

En busca de algo grande – Getty Images

Al comienzo del proceso, el equipo creativo de The Motive trabajó con los expertos globales de Getty Images en el tipo de recursos visuales que podrían servir para contar la historia. A continuación, los creativos de The Motive y Whitehouse Post se pusieron manos a la obra para poner en marcha un guión inicial que le sirviera a Miller como punto de partida. A partir de aquí, Miller dejó que fueran las propias imágenes las que dieran forma al relato.

“En un proyecto como este, y con la cantidad de recursos visuales que tienes que manejar, el secreto radica en ir encajando pieza con pieza en el momento adecuado para que el rompecabezas tenga un sentido narrativo y también una estética visual potente”, dice Miller. “Lo que ocurre es que muchas veces las propias imágenes te rompen los esquemas y te sacan del guión inicial enseñándote nuevos caminos más interesantes. Cuando tienes un material así, lo mejor es dejarte guiar por él para que la historia fluya.”

Está claro que a Miller no le faltaron los recursos visuales para hacer el vídeo. De hecho, su primer corte duraba cerca de seis minutos. Ahora venía la parte más difícil: decidir cuáles iban a ser las imágenes definitivas.

“En la etapa de pulido tienes que elegir lo mejor de lo mejor y ese no es un proceso sencillo”, señala. “A veces te encuentras con un material increíble que quieres mantener a toda costa, pero claro al mismo tiempo también hay otro material igual de increíble que tampoco estás dispuesto a cortar, ¿entonces qué haces? Pues llegados a ese punto lo mejor es parar un poco y pensar, porque no puedes hacer un vídeo con todo lo que tienes. El proceso de edición es muy parecido al de esculpir o pintar, vas quitando, sumando y modificando un poquito cada día hasta que llega un punto en el que ves lo que realmente quieres.”

Además de mostrar en la pieza increíbles momentos inspiradores, Miller también quiso enseñar al público los diferentes tipos de recursos con los que contó: fotografías, vídeos, archivo histórico, imágenes 360 y mucho más.

“Quería mostrar diferentes texturas y técnicas visuales”, apunta. “El abanico de materiales con los que trabajé iba del blanco y negro del archivo histórico a las últimas imágenes en vídeo digital grabadas en 4K”.

Con toda esa cantidad de material para editar, Miller tuvo que hacer un despliegue de oficio e ingenio para crear un relato convincente emparejando imágenes, a priori muy distantes entre sí, en un juego constante de metáforas, analogías y antagonismos.

“En el vídeo se pasa del submarinismo al paracaidismo o de un grupo de pingüinos a otro de personas. Hemos usado este tipo de conexiones como una técnica de narración visual divertida, y a través de esa estructura se ha ido construyendo toda la historia”, dice Miller. “Para conseguir el resultado final, hemos tenido que pasar por un largo proceso de prueba y error. Muchas veces estás buscando algo específico y por el camino de repente se te viene a la cabeza una nueva idea que entierra la anterior, te desmonta todo el castillo de naipes y te hace volver a la casilla de salida. Por eso es realmente mágico cuando sabes que has encontrado la conexión perfecta, como el derrumbe de ese iceberg que enciende los motores de un cohete espacial”.

“Lo que buscamos es que el público, a través de estas conexiones visuales, conecte con el vídeo y disfrute de principio a fin de las maravillosas imágenes que dan forma a esta historia”.

 

Créditos:

Agencia creativa:  The Motive

Director de cuentas: Katherine DeTroy

Productora: Hiba Abu-Baker

Directores creativos: John Foster and Kevin Doyle

Equipo de Getty Images e iStock Editorial: encabezados por Hugh Pinney, Gemma Fletcher y Brad Ralph

Compañía de producción: Whitehouse Post Productions

Editor: Crandall Miller

Supervisor musical: Jessica Dierauer

Composición musical: Life Story por Ólafur Arnalds y Nils Frahm

Diseño de sonido: Mr. Bronx Audio Post

Imágenes: ¿Quieres ver el listado completo de los colaboradores de Getty Images cuyas imágenes aparecen en el vídeo? Descúbrelo en este board